Planificación visual

Ya compartí hace tiempo aquí, en este blog, un mini taller que realicé con mis alumnos de Bachillerato de Filosofía para aprender la importancia del método, no solo relevante en ciencia sino también en la vida cotidiana. En ese enlace podéis ver el proceso de trabajo y aplicarlo a vuestros objetivos y contexto. Es un reto que puede aplicarse a cualquier contenido de aula, para enseñar habilidades y destrezas en una tutoría o aprender a realizar un proyecto. No solo para enseñar a planificarse, también para hacerlo dentro de un contenido concreto o proyecto en nuestra área.

Observar, discriminar, enumerar, clasificar, planificar un proceso por pasos, enumerar materiales y determinar sus funciones en cada paso, revisar los pasos del proceso, atender a los detalles, evaluar fallos… Y, como aprendimos en un entorno colaborativo, a estas destrezas añadimos otras: organización de equipos, reparto de roles, aplicación de roles dentro del contexto de uso, coordinación del proceso, evaluación del mismo, expresión escrita, oral y no verbal, comunicación creativa, gestión de tiempos, materiales y espacios…

Utilicé para ello la metáfora recurrente de la receta de cocina. Es un tema del que buena parte de loa clase tiene conocimientos previos, pertenece a un contexto cotidiano, conocido, con elementos reconocibles, fácilmente prototipicables. Objetivo: crear en grupos pequeños una receta de cocina.

El diseño previa de este taller de cocina sirve también al docente para saber planificar un reto colaborativo, siguiendo unos pasos secuenciados, planificando todos los detalles del proceso: tiempos, espacios, agrupamientos, materiales, comunicación al grupo de alumnos, evaluación, solución de conflictos… Es recomendable que el propio docente elabore un mapa visual con la secuencia de trabajo. ¿Te animas? Si lo haces, comparte.

1º. Crear entre todos un supermercado visual. Pegamos en cada post-it un ingrediente dibujado (sin texto) y lo pegamos en una pared o pizarra. Se puede, según sea el objetivo, clasificar después los ingredientes en saludables o no, por calorías… Cada docente puede modular las tareas del reto.

2º. Crear grupos de 3 o 4 personas cada uno. Más no porque los roles son pocos y es necesario que todos participen.

3º. Pensar en una receta y coger del supermercado visual los ingredientes necesarios.

4º. Rellenar entre todos la ficha (ver más abajo) de pasos para crear la receta. Esta ficha debe contener categorías sencillas y necesarias para combinar los items del proceso. En este caso, acciones (cocer, cortar…), ingredientes (extraídos del supermercado visual o dibujados después si no están), dosis (piezas, gramos, kilos…), utensilios (cuchillo, cacerola, horno…) y tiempos (de cocción…) La ficha se puede rellenar en texto o dibujando.

5º. Pronosticar en cartulinas los elementos de la receta: utensilios, tiempos e ingredientes (aunque éstos pueden ser los mismos post-its que cogieron del supermercado). Se dibujan y recortan en tamaño más o menos real.

6º. Se ensaña antes el proceso. Cada miembro del grupo colabora en la explicación del mismo. Se ordenan los elementos por orden y se dramatiza la comunicación del proceso. Nos disfrazamos de cocineros. Le ponemos un nombre creativo a nuestra receta.

7º. Salimos a escena y teatralizamos nuestra receta, paso a paso. Sería útil darle a algunos de los espectadores la ficha en blanco para ir siguiendo y escribiendo el proceso y al terminar la exposición que explique los pasos seguidos por los alumnos. Todos deben adivinar la receta. Se pueden hacer preguntas: ingredientes usados, para qué sirvió un utensilio, qué faltó en el proceso, de qué no me he enterado, cómo lo haría yo… Hacer feedback de lo aprendido y descubrirlo entre todos es esencial. Si encima después os atrevéis a hacer en vivo la receta real, pues doblemente genial. Al final comemos todos de todo.

He elegido la metáfora de la receta, pero podéis integrar estos objetivos dentro de otro contexto de aprendizaje. Por ejemplo, en Tecnología mediante una planificación que implique crear un objeto, o descubrir en Biología un proceso natural. Igualmente, en Humanidades (Literatura, Historia…) se puede aplicar a la construcción de storytellings.

Tanto el docente como sus alumnos aprenden a planificar, crear y compartir. ¿Te atreves? Cuenta, cuenta.

Puedes acceder a los mapas visuales y la ficha aquí.

4 comentarios sobre “Planificación visual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s