Goma y lápiz en el pensamiento visual

uso-del-lapiz-y-la-goma
Uso del lápiz y la goma.

El primer consejo: no sigas fielmente los consejos. Ve aprendiendo sobre la marcha, lee recomendaciones, mira lo que otros hacen y practica (siempre disfrutando; si no disfrutas, lo dejarás enseguida). Poco a poco irás descubriendo que cada cual tiene su forma de garabatear, mezcla de azar, repetición e imitación. No te agobies si tu impresión personal es que estás dibujando un churro, ni te compares con nadie. Lo importante es expresar lo que quieres decir. Eso es todo. Cada vez te irás sintiendo más cómodo/a con tus garabatos. Cada vez te importará menos si lo haces bien porque aceptarás el error como algo útil para seguir mejorando y disfrutando de cada intento. Y recuerda: no es dibujo artístico. Se trata de trazar dibujos sencillos, que con pocos trazos simulen lo que quieres ilustrar. Cuantos menos trazos, mejor. Menos es más.  Nadie dibuja igual ni siempre de la misma forma. Probar algo nuevo ayuda a mejorar. ¡Y si…! es el lema esencial del garabateo. 

¿Goma y lápiz? Te recomiendo que empieces no usándolos. Garabatea a pelo, con rotulador, sin hacer previamente un boceto de tu garabato. De esa forma perderás el miedo y verás que no pasa nada. Si no sabes dibujar un garabato, invéntatelo, y si ves que es un esperpento tira de San Google; anota, por ejemplo, “vaca dibujo”, busca la más sencilla y dibújala a ojo. Con el tiempo dejarás de tirar de Google y dibujarás tu propia vaca, a tu estilo. Recuerda: trazos sencillos, geométricos. Un óvalo, dos puntos y una raya hacen una cara.

Si vas a crear un mapa visual o un proyecto de aula, quizá sea útil hacer antes un boceto a lápiz o un guión escrito con los pasos e ideas más importantes. De esa forma cuando garabatees a rotulador tendrás claro el proceso. Yo a veces hago ese boceto a rotulador también, pero en sucio, tachando, probando, y después creo el definitivo. Si haces un mapa visual de una charla o reunión, donde debes escuchar atentamente, no tendrás tiempo de hacer un boceto. Debes crearlo a rotulador y listo. Una versión preliminar que después puedes completar con algunos garabatos más o coloreando algunos elementos.

Empieza elaborando mapas sencillos, con pocas ideas. A medida que te vas sintiendo más cómodo con el vocabulario visual que vas creando, te van saliendo espontáneamente formas de relacionar visualmente las ideas que quieres expresar. Recuerda que de serie trae nuestra mente un buen puñado de iconos que recordamos de las horas de tele, internet, cine y demás medios audiovisuales. Lo único que nos falta es práctica.

Si haces un mapa visual del capítulo de un libro, te interesará sin duda disfrutar del libro, anotar algunas ideas en una hoja y después crear tu mapa visual. A mí a veces se me ocurren ideas a partir de una lectura y las añado a mi mapa visual. Un mapa visual no es un espejo de lo leído; condensas información, pero también añades ideas e incertidumbres de tu cosecha.

Me gustan los lápices de Faber-Castell (¡no, no recibo comisión!), especialmente el F o HB (viene a ser lo mismo); son finos, aunque debes apretar poco para que no se quede marca al borrar. También son útiles el H y 2H porque son más blandos y le van bien al boceto. ¿Goma? Una Milán de toda la vida va bien. Ten en cuenta que solo estás usando el lápiz para marcar levemente lo esencial de tu garabato. Quizá después se te ocurra hacerle la nariz más grande o añadir otro texto. Garabatear a lápiz ayuda al principio para proporcionar tamaños y estructurar los elementos en el mapa visual. Con práctica te va saliendo cada vez mejor. Al principio quizá todo te resulte caótico, deshilachado. No te preocupes, es normal esa sensación.

Tienes que darle tiempo a tu mente a que se acostumbre a pensar visualmente. No es lo mismo crear un resumen esquemático a través de palabras que usando garabatos y textos breves. Pero no te preocupes, es impresionante lo fácil que tu cerebro asimila esa nueva forma de pensar. Te lo digo por experiencia, mía y por lo que he visto en muchos docentes y alumnos que se iniciaron con más recelo que confianza y ahora no les quitas el rotulador de las manos.

A muchos garabateadores les gusta hacer bocetos a bolígrafo y después hacer el definitivo con rotulador. A mí me gusta más el lápiz, porque borro, pruebo, rehago, y cuando lo tengo listo, rotulo. A no ser que lo haga a pelo, directamente a rotulador, en una charla en directo. Lo normal si te inicias en el pensamiento visual es utilizar todos tus garabateos como bocetos experimentales, e ir probando, sin prejuicios. Si te ligas demasiado al lápiz y la goma, puedes caer en el mero calcado o copia, y eso no es PV. Debes tirarte a la piscina sin flotador, para sentir que no hay peligro, que puedes garabatear y disfrutarlo.

En otros artículos hablaré del papel y los rotuladores que utilizo. Pero recuerda lo que dije al principio: en el universo del PV las reglas están para saltárselas. Lánzate sin miedo y disfruta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s