Historia de Pepa y Pepe: la violencia de género en la adolescencia

Captura de pantalla 2018-06-26 a las 20.50.26.png

Hace unos años tuve la ocasión de conocer a Carmen Ruiz Repullo y me resultó muy motivadora su reflexión acerca de la violencia de género entre adolescentes porque hablaba desde la escucha, teniendo en cuenta lo que viven, piensan y hacen, y no solo desde una mirada teórica, desligada del contexto real en el que se dan actitudes y conductas de violencia de género. Éste es a mi juicio el enfoque que debemos adoptar los docentes a la hora de abordar esta cuestión en las aulas: que ellas y ellos se escuchen y hablen entre sí, que descubran por sí mismos los factores emocionales que condicionan estas conductas entre iguales y con sus parejas, y que no solo las detecten, sino que también tengan estrategias para desactivarlas.

Carmen Ruiz observa que en la adolescencia los estereotipos de género condicionan en chicos y chicas no solo sus formas de pensar, sino también sus actitudes y conductas en sus relaciones emocionales, y que estos condicionamientos generan en ocasiones distopías tóxicas de las que no siempre son conscientes y ante las que no siempre saben cómo protegerse. Es aquí donde entra el papel del docente.

Captura de pantalla 2018-06-26 a las 20.50.37.png

Conviene subrayar que la escalera de la violencia de género que describe Carmen es un recurso heurístico, una ayuda que debiera detonar la reflexión entre iguales. En ningún caso debe entenderse como una pontificación de la realidad, cuya naturaleza es por suerte mucho más diversa de lo que puede enlatarse en unas viñetas. La escalera sugiere, evoca un espejo desde el que repensar las vivencias reales que experimentan los propios adolescentes.

En la escalera se describen situaciones cotidianas en las relaciones afectivas entre adolescentes, en las que las chicas acaban cediendo a los requerimientos tóxicos de los chicos. El estudio sociológico de Carmen Ruiz observa que este fenómeno es más resistente y común en las adolescentes que en los adolescentes, y que entre otras causas se debe a la fijación social de estereotipos de género como el amor romántico, que duele y todo lo aguanta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la hora de abordar esta escalera en el aula hay que evitar la falacia de que la culpa es de las chicas por ceder, evitando la responsabilidad de los chicos en este tipo de relaciones tóxicas. Si se dejan… El enfoque debe ser bidireccional; debe incluir una reflexión mutua, de chicos y chicas, sobre la forma en la que entienden y viven sus relaciones afectivas. Es importante que la empatía sea recíproca, que adopten los dos roles en las situaciones que proponen las viñetas y en las que ellas, ellos propongan extraídas de su experiencia vital.

Igualmente, no solo debe servir de espejo para que chicos y chicas se reconozcan en las actitudes de las viñetas, sino que ellas y ellos mismos compartan sus propias vivencias, las verbalicen de manera crítica y analicen las causas que las provocan. Para ello es necesario valerse de diferentes medios de expresión: dramatizaciones, cómics, cortometrajes,  micro relatos, debates guiados… que visibilicen estas actitudes y conductas y faciliten su análisis y reflexión en un contexto compartido.

Piénsalo.jpg

Puedes utilizar las viñetas a modo de presentación previa en la pizarra digital del aula, que las lean y observen detenidamente, o también puedes dar una viñeta fotocopiada por grupos y que ellas, ellos la analicen y expliquen en clase y que dramaticen otras situaciones similares o diferentes en las que se deba reconocer si hay una relación sana o no. En cualquier caso, las viñetas son solo un detonante para la reflexión entre iguales.

Comparto los materiales visuales para que puedas aplicarlos en tu aula e imprimirlos en alta calidad. Recuerda, son materiales que sirven de punto de partida o recurso auxiliar para diseñar otros materiales o retos. No te limites a ponerle la presentación y narrarla; es recomendable que sean ellas, ellos mismos quienes analicen y generen sus propios materiales para la reflexión entre iguales. Crear materiales donde deban escuchar, escribir, hablar, expresar emociones, no solo ideas, ya que en estos y otros asuntos donde lo emocional es la clave tienden a racionalizar, anulando la necesaria distorsión cognitiva que debemos provocar en el aula. La mera teoría no ayuda a cambiar actitudes o por lo menos ser conscientes de las que debemos mejorar. Visualizar estos y otros contextos entre iguales y poner el foco en las emociones compartidas es la clave.

Cartel con toda la escalera

Todas las viñetas

Presentación (en formato Google)

Presentación (en Pptx)

Cuadernillo (en Pdf)

Vídeo (en M4v)

Puedes compartir libremente todos los materiales. Solo te pido que cites la autoría y no los utilices comercialmente.

Te animo a compartir conmigo en tus redes sociales tu experiencia de aula. Así todas, todos aprendemos.

LOGO.jpg

Ramón Besonías

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Anuncios

¡Cuídate, mujer!: una guía de lectura fácil sobre violencia de género

1

Hace unos meses tuve la suerte de colaborar con Plena Inclusión Extremadura en la ilustración y edición de una guía de lectura fácil sobre violencia de género, titulada ¡Cuídate, mujer!. Este trabajo me permitió aprender mucho no solo acerca de la manera en que afecta la violencia de género a las personas con discapacidad, sino la sensibilidad y escucha que requiere redactar e ilustrar una guía de lectura fácil, teniendo en cuenta no tanto lo que el ilustrador o escritor quiere expresar, sino cómo va a ayudar a quien lo ve y lee.

El proceso de evaluación de un texto ilustrado en lectura fácil implica varias lecturas por parte de las propias usuarias que concienzudamente anotan todo aquello que no queda suficientemente claro, da pie a confusión o se lee bien. El corta y pega es constante hasta dar con una versión definitiva que aún así no siempre acaba siendo del todo satisfactoria para todos. En este caso, existía un factor extra que requería una mayor sensibilidad: cómo explicar un asunto tan delicado como la violencia de género de tal forma que pueda proporcionarles una idea preliminar del tema y ayude a discriminar actitudes y conductas de VdG a las mujeres con discapacidad.

Ilustrando para lectura fácil te das cuenta del poder del lenguaje visual para simplificar información, haciéndola accesible para cualquier persona, independientemente de sus diferencias. Las imágenes evocan ideas y emociones que permiten hacer sencillo lo complejo y provocar la empatía entre personas aparentemente dispares. El pensamiento visual es inclusivo.

Otra reflexión que me provocó la elaboración de esta guía es la necesidad de que los materiales que proporcionamos a nuestros alumnos en el aula sean igualmente sensibles a estos criterios de inclusión cognitiva y emocional, criterios que buena parte de los libros de texto que ofertan las editoriales a los centros no cumplen. Cada vez estoy más convencido de que loas materiales deben ser creados por los docentes y los propios alumnos. Y en este reto el entrenamiento en estrategias de pensamiento visual facilitan el camino. Que los alumnos aprendan a elaborar sus propios resúmenes visuales es un buen comienzo.

DESCARGA LA GUÍA

IV Jornadas Conectado y Seguro: graphic recording

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como define Fernando Abadía, la técnica del Graphic Recording consiste en captar y sintetizar en tiempo real ideas y conceptos que se generan en una reunión o evento, utilizando formas, texto y conceptos dibujados.

Hace poco asistí a las IV Jornadas Conectado y Seguro, celebradas en el CPR de Mérida, y como hago en otras ocasiones, me gusta generar notas visuales en torno a las ideas esenciales que plantean los ponentes. Es algo que seguro que haces muchas veces cuando asistes a un curso, jornada o charla, solo que tradicionalmente solemos escribir palabras y no garabatos para resumir ese evento. Si te entrenas poco a poco en ir incluyendo en tus notas dibujos icónicos que expresen de forma sencilla ideas complejas, verás que tu resumen se enriquece y que cada vez te sientes más seguro/a, disfrutas con ello y consigues mayor fluidez en la expresión de esas ideas. Es cuestión de lanzarse. ¿Te animas? Quizá la primera vez solo dibujes dos o tres garabatos, la segunda alguno más. Con el tiempo, tus notas visuales serán más gráficas, y la combinación entre texto e imagen condensará de forma más eficaz y creativa aquello que captaste durante ese evento.

Relaciones amorosas y sexualidad en las redes sociales

Relaciones amorosas y sexualidad en las redes sociales
Mercedes Oliveira Malvar y Amada Traba Díaz

 

En mi caso suelo llevarme unos folios de gramaje grueso y algunos rotuladores; con dos o tres colores basta. También a veces llevo un cuaderno de notas. Utiliza el material que quieras; lo importante es que te sientas seguro/a. Empieza con un cuaderno y un rotulador calibrado negro, estilo Pilot; y si quieres, dos o tres lápices de colores para dar vida a tus notas. Con eso basta.

Enredadas y en relación. Redes sociales, sexismo, ciberviolencias y empoderamiento

Enredadas y en relación. Redes sociales, sexismo, ciberviolencias y empoderamiento
Ianire Estébanez (@ianireestebanez)

 

Para esta ocasión, decidí llevarme mi iPad Pro, por razones de espacio y comodidad, y porque quería compartir en directo las notas visuales. El iPad Pro incluye un Pencil muy intuitivo y preciso que es extraordinario para estos casos. Permite ir más rápido en el coloreado y ampliar o deducir garabatos, adaptándolos al espacio global de tus anotaciones. Por supuesto, también se puede compartir con más rapidez lo que haces, incluso grabarlo en vivo, convirtiendo la experiencia en un Graphic Recording, es decir, que los asistentes pueden ver cómo dibujar en vivo, resumiendo las ideas esenciales de cada ponencia.

Utilizo la aplicación Procreate, la mejor que he probado. Permite trabajar con capas y grabar el proceso. Incluye múltiples pinceles.

Sexismo y videojuegos, rompamos estereotipos

Sexismo y videojuegos, rompamos estereotipos
Eurídice Cabañes (@euridicecm)

 

Si solo vas a crear notas visuales que más tarde, después de las ponencias, puedes retocar, ampliar y releer, te sientes más libre de ir a tu aire. El graphic recording es más exigente; requiere ir ofreciendo un resumen visual en vivo, captando las ideas sobre la marcha. Supone un ejercicio de análisis-síntesis que mejora cuantas más veces te lanzas a ello, descubriendo en cada intento, con cada error, nuevas posibilidades. Si empiezas en esto del pensamiento visual, es mejor iniciarse con notas visuales e ir cogiendo seguridad. Es cuestión de entrenarse y disfrutar.

Una forma de expresarse ¿es una forma de ser?

Una forma de expresarse ¿es una forma de ser?
Judith González Ferrán (@Jwdith)

 

En la última Jornada de Onda San José en Villanueva de la Serena hice algo similar, pero más a mi aire, condensando varias ponencias en un solo tapiz visual. No siempre hay que hacerlo de igual forma. Depende de tus ganas, tiempo, espacio, estructura de las ponencias, contenidos de las mismas… Organízate como quieras… ¡Faltaría más!

Jornada Radio San José

Puedes descargar las notas visuales aquí

CC autoría

Wonder en el aula de Psicología: secuencia visual

Wonder

Mis alumnas de Psicología de 2º de Bachillerato fueron a ver la película Wonder y les pedí que se fijaran en los aspectos psicológicos que determinan las acciones de los personajes y su evolución a lo largo de la trama, para después analizarlos y resumirlos en seis momentos esenciales de la película que a su juicio ponen el foco en alguno de esos aspectos. Esos seis momentos debían ilustrarlos en una secuencia visual a través de viñetas que serviría de guión para la exposición oral de sus conclusiones.

Comparto la secuencia visual de viñetas, cada una de un momento de la película, y un resumen de los conceptos psicológicos sobre los que se reflexionó en el aula.

Escena 1: Mis operaciones.

August recuerda todas las operaciones a las que ha sido sometido. Se puede decir que son como muescas que le definen tal y como es, muescas que son reflejo de su resiliencia al dolor y el miedo. August es un valiente.

Escena 2: Primer día de instituto.

Vía, la hermana de August ha quedado relegada a un segundo puesto dentro de la familia. Todos los cuidados se condensan en August. Solo el recuerdo de su abuela le consuela en su soledad. Ella está sana, no tiene que someterse a ninguna operación, pero necesita ser querida, cuidada, como August.

Escena 3: Se presentas en clase.

Primer día de clase. Un horror. Todos le miran como si fuera un monstruo o se compadecen de él. Quien le acosa, actúa así como mecanismo de defensa contra el miedo al diferente; es él, Julian, quien tiene miedo, falta de seguridad en él mismo. August, por su parte, deberá aprender a aceptarse tal como es, mantener fuerte su autoestima. Sus padres le ayudan en ese reto.

Escena 2: Tengo un amigo.

Jack al principio se hace amigo de August por pena y obligación. Poco a poco descubre que le gusta estar cerca de August, se ríe con él, quiere ser su amigo. Es la primera relación de amistad de August fuera del círculo familiar. Es todo un subidón para August.

Escena 2: Halloween.

A August le encanta Halloween porque todo el mundo puede ser quien quiera sin que nadie te mire mal. Pero taparnos puede ser también una forma de no aceptarnos como somos, de ocultar defectos. Por su parte, Jack, para quedar bien delante de los compañeros, se ríe de August sin sentirlo. Falta de personalidad, dejarse llevar por la mayoría, por ser guay.

Escena 2: La grandeza.

“La grandeza no está en ser fuerte, sino en un buen uso de la fuerza. El más grande es aquel cuya fuerza conquista más corazones con la atracción del suyo propio.” August recibe el premio al mejor alumno de ese curso, pero no se trata del alumno que mejores notas ha sacado, sino de aquel que ha sido capaz de hacer mejores personas al resto. La empatía es un arma de una fuerza impresionante. Hace que quien se siente solo, débil, con miedo, se quiera y quiera a los demás.

Historia de tu móvil: registro visual

HISTORIA DE TU MÓVIL

Hace tiempo que llevo abordando en Eso y Bachillerato el impacto de las nuevas tecnologías en su vida cotidiana, especialmente las redes sociales y el móvil. Y qué mejor manera de reflexionar acerca de ello que a través de lo visual.

A través de diferentes actividades de aula fui conociendo algunas de características del uso cotidiano que hacen del móvil y decidí elaborar un mapa visual que sirviera de guía auto reflexiva, siguiendo su uso durante un día normal (no fin de semana). Este es el primer boceto que hice:

Diario de mi móvil (mini)

Hace poco decidí mejorarlo y ampliar algunos items de observación, como podéis ver en la primera imagen de este artículo, y extraer los diferentes elementos del mapa en una presentación para guiarles en cada paso desde la pizarra digital. Igualmente, añadí en la presentación tablas para que el docente vuelque las estadísticas y después reflexionar acerca de ellas y sus posibles soluciones entre los docentes y con las familias.

Mapa visual en Jpeg

Presentación en Google

Presentación en Pdf

En la Eso, a este recurso estoy añadiendo otros como la elaboración por parte de los alumnos de su propio timeline visual del uso del móvil a modo de feedback reflexivo. Además, sumamos horas de uso y planteamos timeline alternativos, introduciendo un pequeño cambio de hábito.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el aula de Psicología de Bachillerato van a elaborar un estudio estadístico más complejo y analizar los hábitos detectados.

Aprendiendo a desaprender: taller de pensamiento visual en el CPR de Hoyos

IMG_1784

Esta semana tuve la suerte de dirigir un taller de pensamiento visual con docentes de la Sierra de Gata, en el CPR de Hoyos, un pueblo increíble que he descubierto por primera vez gracias a que Victoria, su asesora, confiara en mí para participar de este encuentro de aprendizaje mutuo.

IMG_1788

Tras un breve apunte sobre qué es el pensamiento visual, empezamos a perder el miedo a garabatear presentando visualmente al compañero/a y compartiendo emociones de la experiencia.

Captura de pantalla 2017-11-19 a las 20.17.53

Captura de pantalla 2017-11-19 a las 20.18.27.png

IMG_1773

Perdido el miedo inicial, nos metimos en faena: creamos un vocabulario visual. ¿De qué tema? Productos de un supermercado que después seleccionaríamos para crear una receta de cocina visual en pequeños grupos. En este mismo blog compartí una experiencia de aula de Visual Cooking. Los vocabularios visuales pueden ser no solo una forma de perder el miedo a garabatear y entrenarse poco a poco, sino también como herramienta didáctica para discriminar y expresar los conceptos clave de un contenido que después se expondrán y compartirán a través de mapas visuales ludificados. Se pueden utilizar para determinar conocimientos previos, delimitar conceptos principales de un tema, hacer feedback de lo aprendido y compartirlo.

Terminado el vocabulario visual de nuestro reto, toca seleccionar aquellos iconos garabateados en nuestro supermercado creativo, aquellos que sirvan a cada grupo para crear la receta que van a ilustrar visualmente y de forma dramatizada al resto de compañeros. Una vez seleccionados, planificamos nuestra receta en sencillos pasos.

IMG_1774

Una vez determinados los elementos visuales a partir de los conceptos clave de nuestro contenido de aula, toca organizar esos contenidos de forma lógica, secuenciada, procesual… de tal forma que al observarlos tengan sentido y dirección. A través de este reto de Visual Cooking, ejemplificamos cómo funciona una estrategia de pensamiento visual, a través de garabatos sencillos y comprensibles para todos y conectivas lógicas que aporten significatividad y unidad al conjunto de elementos de lo que será nuestro mapa visual.

Estas conectivas de Visual Cooking requieren garabatear los utensilios que se utilizarán para crear la receta, así como también dosis, tiempos y acciones (calentar, cocer, cortar, pochar, saltear…) Una vez garabateadas, toca integrarlas en lo que será un mapa visual dinámico que se expresará de forma teatralizada a los compañeros en una pared o sobre un papelógrafo.

Este reto ejemplifica cómo funciona el pensamiento visual y lo bien que marida con otras metodologías activas (Abp, ludificación, design thinking…) Asimismo, puede servir de ejemplo de un reto colaborativo a través del cual podemos trabajar todas las competencias clave.

Terminadas las exposiciones de las recetas visuales, nos pusimos en marcha con el segundo reto del taller: crear narraciones y procesos visuales a partir de un número reducido de garabatos que representaban los elementos clave del proceso, historia o relato a construir.

Si construimos un relato, tomaremos de referencia cinco categorías básicas: personajes (quién), lugares (dónde), objetos (qué), acciones (cómo) y emociones (por qué). Si se trata de un suceso histórico, las categorías serán similares a las del relato y seguirán como éste una secuencia temporal. Sin embargo, si lo que queremos representar es un proceso natural (físico, químico) o artificial (mecánico, tecnológico), las categorías pueden ser: elementos, acciones, tiempos y dosis/grados/niveles/posición…

Captura de pantalla 2017-11-19 a las 20.19.40Captura de pantalla 2017-11-19 a las 20.19.49

Cada grupo elige un relato, suceso o proceso e enumera los elementos que lo componen. No más de 10 o 12. Cada elemento sería representado a través de un garabato/icono que se pegará en tres caras de cada dado, escribiendo el concepto en cada antípoda del dado. Cada dado tendrá dibujados tres garabatos y sus tres palabras correspondientes en la cara inversa. Los dados se pueden conseguir en una tienda cien o crearlos tú mismo. En mi caso, cogí dados que crearon los alumnos del Ciclo de Madera de mi instituto.

Una vez dibujados los garabatos y palabras en los dados, cada grupo debe construir un mapa visual a partir de los story cubes creados por otro grupo. Solo se les facilita el nombre o intención del relato, historia o proceso a construir y los dados sin ordenar en ninguna secuencia. Debe ser el grupo quien la componga e ilustre en un papel pliego sobre la mesa, rotulador en mano. Recomendación: escribir la lista de palabras y un esquema previo con la secuencia lógica de palabras/garabatos.

Terminado el mapa visual, se comparte oralmente con los compañeros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el contexto del aula, estos retos se realizan a partir de contenidos previos que los alumnos deberán leer, discriminar, seleccionar e ilustrar a través de garabatos que representen los conceptos clave del tema. Estos servirán de base para componer el mapa visual del relato o proceso. Los conceptos clave vienen a ser el vocabulario básico del contenido. La secuenciación visual ayuda a comprender las conexiones lógicas del conjunto. La expresión oral y ludificada de estos mapas visuales, compartidos en el aula al resto de compañeros, es esencial para fijar contenidos, recordarlos y comprenderlos a partir de la construcción creativa de los mismos en entornos de aprendizaje visuales.

A menudo aportamos a nuestros alumnos elementos visuales de los contenidos ya elaborados por libros de textos o enlaces digitales, sin que el alumno descodifique esa información y la cree de forma creativa y colaborativa, comprendiendo la estructura lógica que une a todos los conceptos y los integra en un significado global e interrelacionado.

Captura de pantalla 2017-11-19 a las 20.18.04.png

Si queréis aprender más sobre pensamiento visual, os remito al proyecto colaborativo Dibújamelas, donde encontraréis numerosas experiencias de aula. Y recuerda, lo más importante es que pierdas el miedo a garabatear, que aprendiendo a desaprender como docente seas capaz de transmitírselo a tus alumnos. ¡Lánzate!

23596c_715a0ef6714e4a98a4f317ed8c9ffb6a~mv28291dd_81706f5e997d4ee6aa540f021d32185d~mv2

Resúmenes visuales: una propuesta de lectura fácil

photo_2017-11-12_17-37-20

Estoy leyendo con mis alumnos de 1º a 3º de ESO el libro “La lección de August”, dentro del proyecto colaborativo #soyxqsomos, un proyecto inclusivo que os recomiendo, no solo para el fomento de la lectura, sino también para ejercitar competencias creativas y abordar en el aula conceptos éticos, implicando a toda la comunidad educativa. Existe un blog que coordina experiencias de docentes en torno a la lectura del libro y la sesión de cine de la película que adapta el libro; el estreno es el 1 de diciembre. También existe un cuadernillo didáctico elaborado por numerosos docentes.

IMG_20171110_121432

Como mis alumnos tienen ciertas dificultades de comprensión y tendencia a la dispersión he pensado abordar de otra forma su lectura. Tiene capítulos cortos, lo que permite tratarlos con facilidad de forma independiente. Lee cada capítulo un alumno, se pregunta si no se sabe alguna palabra, anotamos de cada fragmento frases breves que describan datos y acciones de la trama; frases sencillas y fáciles de entender; por ejemplo, August tiene 10 años, le hicieron 27 operaciones… Podéis llevar ya escritas las de los primeros capítulos para que sepan cómo hacerlo. Una vez tengamos varias frases, en papeles de colores, post-its o directamente sobre un papel pliego dibujan con un garabato cada información, por orden más o menos cronológico o por capítulo.

photo_2017-11-12_17-37-21

Durante la lectura es importante pararse, reconstruir la trama entre todos y preguntarles por la relación que hay entre lo que han leído y lo que ellos viven. Por ejemplo, en el capítulo Cómo nací estuvimos compartiendo nuestros recuerdos sobre nuestro nacimiento, lo que nos dijeron nuestros padres, las fotos de nuestra niñez (me las pasaron por Whatsapp y jugamos a reconocernos)…

Cada garabato corresponde a una frase o concepto, que también irá incluido junto al garabato. Si no saben cómo dibujar una idea, le ayudamos, y si no te atreves a dibujárselo, San Google puede ser de ayuda. Buscas, por ejemplo, “barco dibujo” y eliges el garabato más sencillo; ése se toma de molde para que ellos lo dibujen.

photo_2017-11-08_12-49-57

Si tus alumnos no tienen una psicomotricidad fina, puedes prediseñar los iconos y fotocopiarlos. Ellos se encargarán de asociarlos con fragmentos del texto, ordenándolos cronológicamente. Pero es muy importante que ellos se animen a garabatear y escribir los conceptos clave; facilita la memoria y favorece la atención y el interés, además de desarrollar la creatividad.

photo_2017-11-12_17-37-21 (2)

Este panel será la base para después enriquecer la experiencia con otros retos:

  • Reconstruimos la trama oralmente a partir de lo que nos dicen los garabatos secuencias.
  • Generamos un guión sencillo que sirva para elaborar un mini cómic.
  • Elaboramos una animación con los garabatos, con la voz en off de los alumnos narrando la historia.
  • ¿Qué tal si nos atrevemos con micro teatro que ilustre una secuencia del libro?

El día 13 de diciembre nos vamos al cine; veremos la película Wonder, inspirada en el libro. Un complemento ideal para enriquecer nuestra lectura, disfrutar del cine y aprender a convivir.

91c6ddcc-1fd7-42d6-a717-790e8bb00153

Jornadas de Educación en Cádiz: conferencia visual y talleres de PV

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La presentación está a vuestra disposición en este enlace.

Hace unos días el CEP de Algeciras-La Línea me invitó a unos talleres sobre innovación educativa. La idea era impartir una conferencia sobre cambio educativo y unos talleres de pensamiento visual.

Pensando cómo diseñar la conferencia, tenía claro que un soporte visual claro, conciso y directo podía ser de gran ayuda para focalizar las ideas-fuerza transmitidas durante mi intervención. Asimismo, podía ayudar a reforzar el interés y ampliar el marco de significatividad de mis ideas, y por supuesto servirme de guión. Así que me decanté por apoyarme de una presentación visual (ver imágenes de arriba) en la que cada diapositiva incluyera un dibujo asociado a un tramo-idea, cada uno a su vez acompañado de un reto para mi audiencia, un reto sencillo, gráfico y más emocional que racional, que sugiriera más que sentenciara.

Estos retos se dibujarían-escribirían al final de la conferencia en un panel colectivo que serviría de resumen colaborativo no tanto de mis ideas cuanto de lo que inspiraban a cada cual en función de su experiencia y motivaciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mantener activo no solo mental sino emocionalmente a mi público, hacerles partícipes y no meros espectadores, era mi objetivo principal. Además de la presentación visual y los retos que después se añadirían al panel colectivo, en los primeros minutos, a través de un globo gigante, escribieron los conceptos que les sugiere la palabra ‘cambio’. Los resultados fueron reveladores; demostraban la misteriosa sinergia que hay entre todos los asistentes y la conexión con la línea emocional que quería imprimir a mis reflexiones.

Captura de pantalla 2017-11-06 a las 19.12.25.png

No me gusta ser el conferenciante (¡qué nombre más remilgado!) que a mí como espectador no soporto, así que me propuse abordar mi intervención con franqueza y desde lo emocional. En definitiva, hablar de lo que te inquieta e ilusiona y convertir lo que en principio debiera ser un discurso unidireccional en un constante diálogo interior compartido que propiciara un constante feedback de emociones e ideas.

Por otro lado, tampoco quería realizar una presentación de esas que obligan al espectador a enfrentarse a textos tediosos (que por supuesto nadie lee) o diapositivas vistosas estilo Prezi que despistan de lo importante con su virtuosismo. Me decanté por el uso de imágenes dibujadas por mí mismo que operaran a modo de metáforas visuales de la línea argumentativa de mi intervención. Potencian el discurso, lo enriquecen con su polisemia interpretativa y no despistan, van al grano; y todo ello desde la creatividad y el pulso emocional que imprimen las imágenes, facilitando lecturas a gusto de cada cual.

23244082_10155847420237380_1490538690742802941_n

Siguiendo con la apuesta por lo visual como vehículo de aprendizaje, impartí dos talleres sobre pensamiento visual, cada uno de 90 minutos y cada uno con una propuesta didáctica diferente: en uno elaboramos mapas y narrativas visuales dinámicas y colaborativas, y en el otro diseñamos recetas de cocina visuales (lo que en el proyecto Dibújamelas bautizamos como Visual Cooking). De este reto creativo ya publiqué en este blog (puedes leerla y verla aquí) una experiencia en mi aula de Bachillerato, donde describo el proceso de trabajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los mapas visuales dinámicos consisten en la elaboración colectiva de rutas de pensamiento o narrativas a partir de un pequeño conjunto de iconos preliminares dibujados en cubos de madera que representan conceptos esenciales de un determinado contenido o elementos de un relato. Esta metodología facilita a los alumnos la discriminación de las ideas principales de un texto o cualquier otro material curricular y su interrelación lógica o narrativa en un conjunto con sentido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se genera primeramente un vocabulario básico del contenido, se eligen los conceptos clave y se dibujan sus iconos en papeles cuadrados, ajustables a los cubos. Estos servirán de base para crear el mapa o narrativa visual, que después se compartirá oralmente con el resto de compañeros. En cada cubo están representadas todas las categorías, una por cada cara. Al situarlos sobre un papel pliego se debe ir construyendo entre todos el mapa o relato  visual que van generando las interrelaciones entre imágenes, asociadas a los contenidos vistos previamente en clase (o los conocimientos previos de los alumnos sobre un tema aún no visto en clase). Entre imagen e imagen se generan conectivas visuales que irán sugiriendo la ruta lógica del mapa. El vocabulario, las categorías y las conectivas serán de una naturaleza acorde con el contexto de aprendizaje (nivel, contenidos, número de alumnos, objetivos, tiempos…)

Los cubos los podéis elaborar de diferentes materiales (papel maché, plastilina, cartón…) o a partir de cubos comerciales (las tiendas 100 son un pozo inagotable de recursos creativos). En mi caso tengo la suerte de que en mi centro hay un ciclo de Madera y los alumnos de FP Básica me los hicieron a medida. Después les dí una mano de aceite de linaza y listos. Los iconos podéis dibujarlos vosotros, si queréis que los alumnos partan de imágenes previas, sin necesidad de discriminarlas a partir de documentos previos. Pero os recomiendo que sean ellos quienes diseñen todo el proceso a mano. Buscar información, leerla, seleccionarla, discriminar conceptos clave, interrelacionarnos, asociar un concepto con una imagen, memorizar datos relevantes… Todas son operaciones que se aprenden mejor bajo el arbitrio del lenguaje visual.

Muchos docentes acaban recurriendo a iconos prediseñados, sacados de internet, no tanto por un criterio didáctico, sino porque interpretan la creación de garabatos como un proceso engorroso y difícil. Esto se debe más a nuestra cultura de trabajo, nuestra mochila de aprendizajes, que a una elección pedagógica. Por eso es necesario que los docentes nos embarquemos a la vez que lo hacen los alumnos en esta aventura de garabatear. Aprender lo que después habremos de enseñar barre los prejuicios didácticos y potencia la creatividad del docente, abriéndole a nuevas posibilidades metodológicas. Y encima nos lo pasamos bien.

IMG_20171104_164645FB_IMG_1509868068560

Agradezco a Manuel Galiano, asesor del CEP de Algeciras-La Línea, haber confiado en mí para esta aventura de aprendizaje colectivo. He conocido al equipo excelente que trabaja en este CEP, y encima he podido compartir inquietudes e ilusiones con Manu Sánchez y Mar Serón… Y por la tarde, un paseo por la playa.

IMG_20171104_180236

Os animo a lanzaros a desaprender. Un papel, un rotulador y dejar que la mente vuele libre, sin prejuicios ni miedos. Y para lo que queráis, aquí me tenéis.

14

Gracias

GRACIAS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imágenes en mayor calidad

Al terminar cada curso, si eres justo con el camino andado, la emoción más honesta es el agradecimiento. Ninguna mejor para expresar en su justa medida la causa que alimenta lo aprendido. Porque no tengo dudas respecto a esto, no aprendemos solos, no sin el contagio de decenas de docentes, amigos, buena gente que uno encuentra en el camino y que como un milagro, sin pretenderlo, abren para ti sendas nuevas, te impulsan. Parece un tópico naif, pero quien lo probó lo sabe. Hoy, siempre quizá, es imposible aprender aislado en un cómodo espacio de soledad, aunque la soledad sea a menudo un aliado necesario, que no suficiente, de la creatividad. Aprender se escribe en plural, aunque acabe en la meta de una reluciente autoría.

Por esa razón, estos días he dedicado algunos breves momentos de serenidad para hacer un acto de lo que ahora se llama mindfulness, atención consciente, recreando voces y encuentros a los que poner cara, y que han formado parte de la biografía polifónica de estos últimos nueve meses de curso. Ya sabéis, la memoria es caprichosa, recala donde quiere, no donde debe. Disculpad quienes no estéis en este retrato coral, pero sintáis que lo merecéis; obedece a la torpeza del autor, no a su voluntad. La gratitud nunca se deposita en cántaros suficientemente amplios como para contener a todos a quienes merece.

No encontré mejor manera de expresar esa gratitud que garabateando. Mientras dibujas, piensas, te detienes en las escenas reales que evocan, degustas el momento, reconoces el punctum que alienta tu gratitud. Dibujar no sirve tanto para retener el instante, cuanto para dimensionarlo en su justa emoción, dotarlo de la talla moral que merece. Cada garabato es un tiempo suspendido, contemplando rostros, voces que son por derecho propio protagonistas de mi aprendizaje.

Algunos diréis: ¡pero qué habré podido yo aportar a este hombre! Ese es el misterio de aprender; no siempre recala en el puerto que uno desea, ni en el momento que esperamos. Llega a veces de manera inconsciente; lo sabe quien lo da, lo acepta quien lo recibe.

Gracias. Mercedes. Carmen. Jose Luis. Jose Blas. Jesús. Víctor. Andrés. Manu. Óscar. Mar. María. Jose Antonio. Puerto. Fernando. María Eugenia. Ana. Silvia. Dolores. Rocío. Ana. Clara. Garbiñe. Almudena. Agustín. Sandra. Antonio. Ana. Ricardo. Henar. Lara. Lucía. Luz. Manuel. Dolores. Nitzia. Ernesto. Fernando. Jose Pedro. Diego. Santiago. Pedro …

Retrotopía: notas visuales

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Notas visuales del libro (mayor calidad)

Ya publiqué en otro post cómo elaborar notas visuales de lecturas, eventos o reuniones, y compartí un ejemplo a partir de mi lectura del libro de Massimo Recalcati, “La hora de clase”. Esta vez me gustaría compartir las notas visuales que estoy elaborando del libro “Retrotopía”, del sociólogo Z. Bauman.

Están elaboradas siguiendo el mismo proceso que las anteriores:

IMG_20170516_105933

  • Según voy leyendo, en unas cuartillas garabateo ideas del autor que me parecen esenciales y también otras que me inspira la lectura. No tomo notas visuales que compongan un mero resumen, esquema o guión de la lectura (aunque podría ser una posibilidad), sino que me gusta elaborar notas que reflejen lo que me ha dicho el texto, que sea un diálogo entre el autor y yo. Son un boceto preliminar rápido, sin apenas pararse. Lo importante es la lectura; pararla para garabatear rompe el hilo. De ahí que los bocetos deben apuntar frases sueltas o dibujar iconos al aire que después pueda recordar y que sirvan para componer las notas definitivas. A veces, si termino un texto breve o un capítulo elaboro las notas y después sigo con el siguiente apartado. Depende del ritmo de lectura, el tiempo, el tipo de texto… Es algo subjetivo que cada uno debe decidir; no hay reglas fijas, que sirvan para todos.
  • Terminado un capítulo o el texto elegido, garabateo a partir del borrador, añadiendo nuevos elementos que ilustren lo que me ha inspirado la lectura. A veces trabajo las notas a rotulador calibrado negro, coloreando también con rotuladores o digitalizando el color. A gusto y según el tiempo y las ganas. Incluso puedes guardar solo los borradores y dejarlos dentro del libro, o en un cuaderno de dibujo que tengas solo para tus notas visuales. Digitalizarlos permite compartir lo aprendido, pero además tener tu cuaderno de garabatos (sketchbook) es una buena forma de ver tu evolución y tirar de algunas notas cuando las necesites.

Lo bueno de las notas visuales de textos es que permiten convertir ideas complejas en una composición visual que ofrece una visión de conjunto de la lectura, interrelacionada en diversas capas de significado. Comprendes mejor lo que has leído mientras lo lees y después de haberlo leído te ofrece un mapa visual que facilita que otros lo comprendan sin haber leído el texto; incluso tú mismo, después de pasado el tiempo, puedes tener una  idea aproximada de lo que te sugirió esa lectura, aunque no te acuerdes de ella.

Las notas visuales como herramienta de análisis-síntesis de contenidos son bastante útiles; es una forma más eficaz de resumen que el clásico uso de apuntes escritos o subrayados. Mientras se crean, facilitan más que un mero texto resumido la memorización de las ideas esenciales, ya que en una sola imagen sencilla se ilustran contenidos complejos, relacionados con otros elementos en un solo contexto de significación.

Probadlo, veréis el resultado. Pero no os juzguéis por hacer mejor o peor el garabato. Se trata de comprender lo que has leído a través de dibujos simples, icónicos, que en pocos trazos ilustren tus ideas, emociones o proyectos. No se busca tanto la calidad del dibujo cuanto su eficacia didáctica, aunque a medida que practiques verás que lo haces mejor y te sientes más cómodo con tus garabatos. Empiezas a tener un estilo propio, tu propia forma de expresarte.